• Nicholas Salguero

¿Qué es la Salud Financiera?

Updated: Jul 7, 2020

Creo que es hora de aclarar de qué va la salud financiera, ¿qué es? y más importantemente ¿para quién es?


Solemos vincular conceptos de “dinero” y “situación buena” o “salud” a cosas inalcanzables para muchos de nosotros como por ejemplo una seguridad financiera absoluta, cuentas bancarias con muchos miles o millones, inmuebles en propiedad, etc… Esto es un error común ya que la Salud Financiera no es eso.


Además, la realidad es que si le preguntamos a diez personas distintas qué es seguramente obtendremos nueve o diez respuestas distintas, no es un término que estamos acostumbrados a escuchar ni es algo sobre lo que hemos aprendido como tal.




¿Qué es?


Lo primero: ¿qué es?. Puesto de forma sencilla es la capacidad que tiene una persona de hacer frente a sus obligaciones de pago recurrentes (gastos) e imprevistos financieros presentes y futuros.


Bajo ese razonamiento me acabo de contradecir, y hasta un cierto punto es cierto. Una cuenta bancaria con millones de euros te permitiría hacer frente a todas tus obligaciones hoy y estar cubierto ante cualquier imprevisto futuro… pero eso no significa que tengas salud financiera, es probable que tengas libertad financiera.


Salud Financiera vs Libertad Financiera


Para tener salud financiera no necesitamos tener libertad financiera, es más, estos dos términos son muy complementarios pero significan cosas muy diferentes y son de acceso muy distinto. Muchas personas pueden contar con un alto grado de salud financiera pero no tener ninguna o muy poca libertad financiera.


La libertad financiera es tópico de otro día y amerita su propio artículo pero por plasmar de forma muy rápida de qué trata os adelanto que es un sinónimo de independencia financiera, es decir, la capacidad de mantener tu nivel de vida sin depender de ingresos externos (tu nómina por ejemplo).


Este concepto es amplio e incluye cómo generar ingresos “pasivos” (vivir de rentas, dividendos, etc…) así como tener un nivel de vida sostenible en el tiempo y adecuado a lo que generan esos ingresos pasivos.


¿La mejor parte? Para todos


Entonces, volviendo a nuestro concepto de hoy de salud financiera y entendiendo qué es nos preguntamos ¿para quién es?. Esta es la mejor parte, ES PARA TODOS.


Además, es algo ligeramente distinto para cada uno de nosotros ya que depende enormemente de nuestra situación financiera actual, y no hablo sólo de nuestra situación laboral sino algo más profundo… ¿Cómo llevamos nuestra economía doméstica? ¿Gastamos más de lo que ingresamos? ¿Tenemos unas metas financieras definidas? ¿Tenemos un colchón de seguridad? ¿Estamos creando valor de nuestro dinero a largo plazo invirtiendo? Etc….



Es complejo, no os voy a mentir, pero es apasionante porque siendo complejo es algo muy sencillo de construir de forma escalonada, y lo más interesante para mí es que es un proceso evolutivo personal, de nuestra relación con el dinero, desde cómo lo usamos a cómo pensamos en él. En ese proceso personal hay una meta común de optimizar o maximizar nuestra salud financiera pero cada uno seguirá un ritmo distinto partiendo de puntos diferentes. El reto inicial puede parecer “manejar” la terminología o las “mejores prácticas” pero realmente es la consistencia.


Lo comparo a menudo con el gimnasio, las dietas y perder peso. De nada sirve que una vez a la semana vayamos 3 horas a entrenar si el resto de la semana no cuidamos lo que hacemos, es importante ser consistente e ir poco a poco. Ponernos metas alcanzables y medibles a corto plazo sin perder de vista lo que queremos alcanzar a largo, ir cumpliendo esos objetivos más cercanos nos ayudará a mantener la consistencia y motivación a seguir.


Sabiendo esto abordar la mejora de nuestra salud financiera es menos complicado de lo que parecía antes y en absolutamente todos los casos lo primero que deberíamos hacer es coger perspectiva de donde estamos, llamémoslo un primer paso de diagnóstico. Nos cuestionaremos cómo tenemos organizado nuestro presupuesto y equilibrio de ingresos vs gastos, la existencia o no de metas financieras marcadas, el nivel actual de nuestros ahorros e inversiones y nuestra situación personal de deuda.


Iré explorando en detalle cada una de estas piezas tan importantes en posts futuros, sin duda lo más importante es saber para qué estamos haciendo todo esto. Partiendo de la base de qué es y para qué sirve la salud financiera podemos tomar conciencia de la nuestra y entender cómo mejorarla, con un plan ajustado a nosotros mismos y nuestro ritmo ya que como hemos dicho antes esto es para todos.


#saludfinanciera

0 comments

Recent Posts

See All

¡Gracias por suscribirte!