• Nicholas Salguero

¿Por qué decidí fundar Arbor?

Updated: Jul 13, 2020

Crear una aplicación con el propósito de mejorar la salud financiera de las personas ha supuesto muchos retos, desde la definición de cómo hacerlo hasta encontrar la mejor forma de darla a conocer, y muchas veces me he encontrado con una pregunta recurrente... ¿dónde empezó todo?



Lo primero, ¿qué es Arbor?


Arbor, la empresa de la que soy CEO y cofundador actualmente, es una aplicación móvil que ayuda a las personas a mejorar su salud financiera (¿qué es la salud financiera?) permitiendo al usuario ahorrar, invertir y hacer pagos de deuda de forma totalmente automatizada y segura.


¿Pero donde empezó todo? ¿Por qué se funda la empresa?


Esta es una pregunta que se me hace mucho, por amigos, en su momento por familiares y a día de hoy hasta por usuarios. Para contestarla tengo que dar un poco de contexto previo ya que Arbor nace de una necesidad personal y una creencia de necesidad futura que tienen y tendrán las personas.


Siempre he sido una persona muy consciente del dinero y su valor, siendo bastante conservador con ahorrar a largo plazo e invirtiendo desde los 16 años gracias a mi padre y mi abuelo quienes me empoderaron y enseñaron los principios básicos y más avanzados de invertir en bolsa.

Como he mencionado en algún otro sitio fui padre por primera vez en el 2014 cuando nace Miranda, mi hija mayor. En aquel momento decidí abrirle una cuenta de inversión a su nombre con una cantidad de dinero con la intención de aportar a la cuenta de forma anual y hacer lo mismo con el resto de mis hijos con el fin de que a sus 18 años hubiese un capital suficiente para ayudar con la compra de su primer coche, sus estudios o la entrada de su primera casa.


Mis circunstancias personales del momento me permitieron hacer esto con cierta facilidad, dejaba de ahorrar en la cuenta conjunta con mi mujer y lo poníamos en la cuenta de Miranda. Pasaron dos años y en Marzo del 2016 está a punto de nacer Sofia, mi segunda hija, lo hablamos mi mujer y yo y decidimos abrir otra cuenta de inversión PERO habían pasado dos años y ¿cuánto más dinero habíamos metido en la cuenta de Miranda? Exactamente…. $0.00


Lo peor es que nuestra economía doméstica era buena y era incluso mejor que en el 2014, yo llevaba 5 años trabajando en Estados Unidos en un fondo de inversión inmobiliario con una posición muy buena. ¿Entonces? ¿Por qué no habíamos aportado más dinero? Éramos buenos ahorradores pero… a final de año, no mes a mes. La forma en la que nos organizábamos era ahorrando una parte importante de las pagas extras y/o bonus, los dividendos que recibía por las operaciones en las que participaba el fondo, una gran parte de mi compensación. Mes a mes ahorrábamos poco o nada. Esto tenía que cambiar y el nacimiento de Sofía fue el punto de inflexión de darnos cuenta de ello.


Aún siendo un ahorrador consciente no era capaz de ahorrar mes a mes de forma recurrente


En esas fechas estaba comprando algo por internet y pagando con Paypal donde vi la opción de “Redondea y dona”, si lo que estaba comprando costaba $14.90 esa opción te permitía pagar $15.00 y donar los $0.10 a una ONG, claro que lo hice y pensé ¿quién va a echar de menos $0.10? ¡Nadie!


Ese para mí fue un momento “¡Eureka!”... y si ¿en vez de redondear todo para una ONG lo hiciera en todo lo que compro para Miranda y Sofía? Pensé en un gran excel actualizado de forma diaria pero no era práctico ya que tendría que ser automático para no notar esas cantidades salir de la cuenta.


Un poco de investigación más tarde encontré varias plataformas haciendo esto mismo y me hice usuario de TODAS. Saber que había puesto en piloto automático esos ahorros mensuales me dejó mucho más tranquilo sabiendo que no iba a volver a pasar meses sin aportar a mis ahorros y las dos cuentas de inversión de las niñas. Había encontrado un complemento buenísimo a mi estrategia de ahorro anual o en el mejor de los casos semestral.




Esto me llevó a otra pregunta… ¿cuánta gente tiene este mismo problema en Estados Unidos? ¿y Europa? Falta de ingresos recurrentes y predecibles que dificultan ahorrar, falta de información sobre las mejores estrategias de ahorro, falta de herramientas que lo hagan más fácil, muchas carencias pero en general un denominador común entre todas estas personas sabiendo que es algo a resolver.


Es decir, en Estados Unidos estaban concienciados de que a largo plazo debían tener un fondo de emergencia y algo de patrimonio con lo que hacer frente al futuro, no había ningún tipo de ayuda gubernamental, sistema de sanidad pública, costes de educación desorbitados, etc…


Pensar en Europa, y en concreto España, cambiaba ligeramente este paradigma A PEOR ya que en mi humilde opinión existe una falsa sensación de seguridad, hay grandes apoyos y ayudas del gobierno a corto, medio y largo plazo incluyendo sistemas de sanidad pública (maravillosos y seguramente de los mejores en el mundo), ayudas al desempleo y un sistema de seguridad social y pensiones sobre el que se han apoyado tantos jubilados y retirados. Todas estas ayudas en cierta medida están en riesgo de que a largo plazo no existan y no se podrá contar con ellas, pensando a 15 o 25 años vista nuestra realidad va a ser muy distinta a la que tenemos hoy y desde luego que la que tuvieron nuestros padres.


Por todas estas razones era y es más importante que nunca que construyamos nuestra propia seguridad financiera a futuro y reduzcamos la dependencia sobre “sistemas públicos” al máximo. En el mejor de los casos estoy totalmente equivocado (y todos los demás también) y disfrutamos de una jubilación dos veces más cómoda de lo que creemos, en el peor de los casos estamos preparados.


Por estas dos razones decidí fundar Arbor, mi propia necesidad y vivencia personal y la reflexión sobre el futuro de nuestra generación a 25 años vista.


Siendo una realidad hoy y habiendo podido ayudar a miles de personas con su salud financiera he tenido la oportunidad increíble de poder hablar con muchos de ellos para ver de primera mano cómo todo esto es posible con la herramientas adecuadas. Por ello cierro con un enorme:


¡GRACIAS a todos los que han participado en este proyecto, nuestro increíble equipo trabajando día a día en hacerlo una realidad, nuestra comunidad de usuarios y todos los que nos han apoyado por el camino!


0 comments

Recent Posts

See All

¡Gracias por suscribirte!