• Nicholas Salguero

Estrés financiero

Como adultos manejamos muchos tipos de estrés que provienen de distintos ámbitos de nuestras vidas como pueden ser el laboral, nuestra salud, el entorno familiar, etc… Muchas veces sabemos perfectamente de dónde viene aquello que nos causa esa ansiedad o miedo y aún así “nos come”.


Una de las primeras cosas que debemos hacer es identificar la raíz de lo que nos está haciendo sentir así para luego poder gestionarlo a través de las recomendaciones que encontramos en cualquier libro o contenido sobre manejo del estrés, típicamente nos hablan de hacer ejercicio, practicar mindfulness y meditar, comer y dormir bien, etc…





El estrés financiero es aquel que nos causa nuestro dinero, esa sensación de angustia de no llegar a fin de mes consistentemente, saber que no estamos ahorrando ni preparados para una emergencia o simplemente estar más endeudados de lo que deberíamos estar. Hay un vínculo muy importante entre nuestro nivel de bienestar general y la salud de nuestra economía doméstica o Salud Financiera.


El primer problema de este tipo de estrés es que muchas veces no somos capaces de identificarlo como tal, miles de personas viven con esta realidad todos los meses y es “lo normal” para ellos. Es extremadamente común y algo que no siempre podemos hablar con nuestra pareja, amigos o familia lo cual dificulta aún más el poder ponerlo en contexto, entenderlo y actuar sobre ello.


El segundo problema es la falta de herramientas y conocimientos para resolverlo, aunque seamos capaces de entender por qué nos sentimos estresados y atribuirlo a nuestras finanzas, no siempre es obvio cuál es la forma de mejorar la situación. Es más complicado aún cuando sentimos cierto rechazo hacia el tema por cómo nos ha hecho sentir hasta ahora, esto no ayuda para nada ya que no vamos a ver las posibles soluciones con la perspectiva clara y racional que necesitamos.


Como cualquier reto que tenemos en nuestra vidas debemos primero identificar el problema, informarnos de cómo podemos potencialmente solucionarlo y establecer un plan de acción para implementar dichas soluciones con el fin de minimizar o resolver eso que nos causa estrés financiero.


La buena noticia es que están surgiendo recursos y contenido sobre este tema, incluso herramientas que nos ayudan con cada paso necesario.


Causas del estrés financiero


Si tuviese que mencionar las principales causas de este tipo de estrés elegiría sin duda la falta de control de nuestros ingresos y gastos (llevar un presupuesto mensual y cumplirlo), la carencia de un fondo de emergencia y el sobreendeudamiento.


No es ninguna casualidad que estos tres sospechosos habituales sean además los pilares básicos de la Salud Financiera. Además, son tres puntos que seguramente nos encontremos en el 99.9% de nuestras casas, no necesariamente mal gestionados pero sí presentes. Es lógico pensar que tenemos o queremos tener un presupuesto y un colchón de ahorro para emergencias, al igual que es probable que en casa haya alguna tarjeta de crédito, préstamo personal o hipoteca.


Hemos hablado hasta ahora del efecto que tiene sobre nosotros como personas este tipo de estrés, pero también afecta a los que nos rodean, nuestra pareja e incluso a la empresa en la que trabajamos.


El 85% de nosotros sentimos ansiedad por nuestra vida financiera, la mitad de esa ansiedad viene por no tener claridad sobre nuestros ingresos y gastos de forma predecible.

Según un informe que publicó el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, la salud mental es una de las grandes afectadas cuando se experimenta una situación financiera poco favorable. De hecho, la economía personal es, ahora mismo, la segunda fuente de estrés de los españoles.


Trasladado al mundo laboral hay estudios que recogen que 1 en cada 3 empleados indica que su estrés financiero le causa una distracción real en su puesto de trabajo y cuantifican en 13 horas mensuales el ausentismo laboral de dichos empleados. Calculan que esto afecta a la productividad del empleado en un 30%. Estos mismos estudios encontraron que las personas afectadas por este estrés tenían el doble de posibilidades de sufrir problemas de salud.


Sin duda este tema afecta a las personas en sus hogares y en sus trabajos lo cual no es bueno para nadie. Me encantaría ver más apoyo enfocado al estrés financiero para las personas desde un punto de vista de concienciación y herramientas de resolución, no sólo con contenido como este y apps como Arbor sino también desde el punto de vista de la empresa a sus empleados.


He visto este tipo de herramientas en el mundo anglosajón donde la empresa pone a disposición del empleado recursos para reducir su estrés financiero pero no lo he visto en España, si lo pensamos bien es una situación “win-win” para todos así que me pregunto ¿por qué no se hace? ¿No sería genial que grandes firmas como Mercadona, Ikea o Microsoft como parte de los beneficios a empleados diese acceso a una herramienta de Salud Financiera? Muchos dan acceso a gimnasios y algunos incluso programas de coaching o apps de meditación, me gustaría ver más en la línea de mejorar nuestra relación con el dinero.



El estrés financiero es una realidad pero también es algo que podemos mejorar y resolver a través de nuestra Salud Financiera. Como hemos dicho anteriormente es para todos y empezar es más fácil de lo que parece.




Este blog se ha creado para ayudar a las personas a hacer eso mismo así que me pongo a la disposición de quien lo necesite para ayudarles. Podéis dejar un comentario o escribir un email directamente a nicholas@nicholassalguero.com




0 comments

Recent Posts

See All

¡Gracias por suscribirte!